martes, 18 de noviembre de 2014

IRON & WINE: The Trapeze Swinger

Desde un punto de vista musical, este trapecio que se balancea es increiblemente simple. Cuatro acordes con una ligera variación que se repite durante toda la canción. Eso sí, Sam Beam ya se encarga de que un espacio musical mínimo se convierta en un paisaje inmenso y enorme. Desde un punto de vista lírico el tema es diametralmente opuesto. Nos cuenta la historia de alguien que mira al pasado, pero de una manera no lineal, sino dejando huecos. Y esto hace que la canción sea mucho mas íntima, mas tuya, gracias sobre todo a esos detalles que tienen que ser rellenados por los recuerdos y la imaginación de quien lo escucha: . Digámoslo ya, estamos hablando de la muerte. Es como la carta de un moribundo que vuelve la vista atrás para revivir sus mejores recuerdos. Y no sólo eso, pide que esos momentos no sean olvidados, que no se pierdan para siempre cuando ya no pueda recordarlos, o cuando esté muerto. Es la perspectiva de la persona que se muere y quiere instruir en la forma de mantener su memoria, su legado. A veces pienso que ese es el motivo de que los abuelos cuenten sus "batallitas". 



"Por favor, recuérdame siempre feliz", así comienza esta canción de Iron & Wine, nombre tras el que se esconde Sam Beam, este barbudo de Carolina del Sur. Poco importa aquí la agonía, el sufrimiento del moribundo. Qué mas da si es el puto cáncer, o el jodido alzheimer el causante de su estado. Lo importante es que le recuerdes feliz y que tú también lo seas. Es curioso. Tienes la sensación de mirar hacia atrás desde la distancia, con tus diez añitos y algún moratón tatuado en la piel, riendo sin parar mientras corres, juegas y saltas.

Y ya conseguida la empatía, Sam Beam sigue tejiendo los dos hilos de nuestra alegrías más dulces y nuestros fracasos más tristes.  Y así nos transporta, como en un sueño, hasta las mismísimas puertas del cielo, adornadas con graffittis. Me conmueve enormemente ese "Volveremos a vernos". Pienso en dos enamorados. o en una madre y su hijo separados por cielo e infierno

Con todo, ¡Qué hermosa imagen las puertas del cielo llenas de pintadas hechas por las almas descarriadas que dejan sus mensajes a los que pasamos por allí!  El cielo es una comunidad cerrada. Nosostros estamos fuera y a los ángeles les importan una mierda nuestras almas. "los ángeles dan una rapida bienvenida con grises apretones de mano".


Y vamos creciendo. La amistad de la infancia da paso a otra más complicada que requiere el desarrollo de sentimientos que antes no existían. Vamos aprendiendo, madurando, y aún así, sintiendo por igual errores leves y grandes decisiones "Y esa noche nos olvidamos el uno del otro y me sentí avergonzado...". Es curioso, asume la culpa, no se plantea siquiera enfadarse porque él también fue olvidado. Lo importante es que tú (yo) no te (me) acordaste (acordé) de él (tí).

Luego la letra se vuelve más oscura, más onírica y metafórica. Que cada cual le busque su interpretación a soñar entre árboles caídos, trapecios que se balancean, payasos y leones de circo. ¡Ah! Y de cómo perdió lo que más quería. Otro hueco a rellenar. Eso sí, recuérdale feliz, tendido entre los rosales, con un moratón en la barbilla... 



Date un gustazo y conecta unos auriculares a la salida de audio de tu móvil, tablet, portátil o lo que sea, y no pierdas detalle. Ese comienzo de canción con el tintineo de las campanillas que adornan una puerta, suena como el despertar de una siesta en la tumbona del jardín, en el final de una tarde de otoño, con el último sol colándose por entre los agujeritos de la verja. Quizá en ese duermevela hasta veas algún perro ladrando a los coches y persiguiendo pájaros alrededor de una fuente. O, a lo mejor, un columpio balanceándose, movido por el viento. Movido por nadie y para nadie.





ANOTACIONES:
1. "Who can see forever?" literalmente "¿quién quiere ver para siempre?" es una frase hecha que hace referencia a cómo las personas, a veces, pierden el contacto con lo que es más importante. Si alguien encuentra una frase española para traducirla... A mi no se me ocurre ninguna
     EDITO: Gracias a Carmen Fraga por su ayuda con la frase. "¿Quién quiere quitarse la venda de los ojos? es una muy acertada idea

2. Encontré un video con subtitulos. Creo que asi se aprecia mejor la canción...

3. Cuando habla de la hucha con forma de cerdito y la imagen que es mejor no mencionar, ¿no se os viene a la cabeza a dos niños sentados en el suelo con una hucha rota y monedas esparcidas por el suelo, descubiertos "in fraganti" por sus padres?

EL TRAPECIO QUE SE BALANCEA
Por favor, recuérdame siempre feliz. 
tendido en los rosales 
con un moratón en mi barbilla, 
pero muerto de risa; 
Como cuando contábamos 
los coches de color negro que pasaban,
desde tu casa, bajo la colina, 
hasta que alguien subía y nos pillaba en la cocina,
con mapas de la cordillera, una hucha de cerdito 
y una imagen que mejor no contar. 

Así que por favor, recuérdame con cariño. 
Oí a alguien decir que sigues guapísima, 
y continuaron diciendo que las puertas del cielo
tiene unos elocuentes grafitis, 
como " Volveremos a encontrarnos" o 
"A la mierda el HOMBRE" 
o " Dile a mi madre que no se preocupe" 
y que los ángeles te dan una rápida bienvenida 
con sus grises apretones de mano. 

Por favor, recuérdame en Halloween, 
haciendo el tonto por todo el vecindario, a media noche, 
con las caras pintadas de blanco. 
Nos olvidamos el uno del otro 
y cuando llegó la mañana me sentí avergonzado. 
Quizás ahora parezca algo muy estúpido, 
después de que aquella época pasara a la historia,
pero cuando lo pienso, 
creo que iluminabas la ciudad. 

Por favor, recuérdame equivocadamente 
en la ventana de la torre más alta, 
llamando a los paseantes
pero suficientemente alta 
para ver la carretera vacía en hora punta. 
Destella y resuena, 
como las puertas del reino celestial, 
con palabras como "Muerto y resucitado" 
o "No mires abajo" 
o "Alguien evitó la tentación". 

Por favor, recuérdame como en un sueño, 
nos hicimos rasponazos entre los árboles caidos, 
como los niños, 
y caímos rápidamente dormidos,
al lado de leones y mujeres 
que te llamaban como a tí te gusta, 
y además te daban un premio por tu buen comportamiento. 
Una pequeña oportunidad para ver 
un trapecio balancearse tan alto como el salvador.

Así que por favor, recuérdame mi miseria, 
que me hizo perderme, al igual que a todo lo que quería. 
A aquellos perros, 
a los que les encantaba la lluvia 
y perseguir trenes
y pájaros de colores, 
que sobrevolaban el pozo detrás de St. Peter's
donde está escrito en la pared con ceniza y aerosoles 
"Quién coño quiere quitarse la venda de los ojos?". 

Y por favor, recuerdame en silencio, 
en el coche marchando trás del carnaval, 
mis manos entre tus rodillas. 
Me miraste y dijiste: 
la actuación del trapecio fue preciosa, 
pero pensé que nunca se acababa. 
El payaso que pasó me miró con odio, 
cuando sintio a los perros del circo 
y el atasco se convirtió peligroso. 

Por favor, recuérdame, al final, 
con todas mis comidas de cabeza. 
Cariño, pero si dibujo las puertas del cielo, 
lo haré lo mejor que pueda, 
y dibujaré a Dios y al diablo, 
como a un niño y a una niña ángel, 
besándose en pecado. 
Un mono, un hombre y una banda de música 
girando alrededor del temido trapecio que se balancea. 
Na, na, na, na...


TRAPEZE SWINGER
Please, remember me happily, by the rosebush laughing, with bruises on my chin. The time when we counted every black car passing. Your house beneath the hill and up until someone caught us in the kitchen. With maps, a mountain range, a piggy ban, a vision too removed to mention. But please remember me, fondly. I heard from someone you're still pretty, and then they went on to say that the pearly gates, had some eloquent graffiti. Like 'We'll meet again' and 'Fuck the man', and 'Tell my mother not to worry', and angels with their gray handshakes, were always done in such a hurry. And please, remember me at Halloween, making fools of all the neighbors. Our faces painted white by midnight. We'd forgotten one another and when the morning came, I was ashamed. Only now it seems so silly that season left the world, and then returned, and now you're lit up by the city. So please, remember me mistakenly, in the window of the tallest tower call. Then pass us by but much too high, to see the empty road at happy hour. Leave and resonate, just like the gates around the holy kingdom, with words like 'Lost and Found' and 'Don't Look Down', and 'Someone Save Temptation'. And please, remember me as in the dream. We had as rug-burned babies, among the fallen trees and fast asleep, aside the lions and the ladies that called you what you like. And even might, give a gift for your behavior. A fleeting chance to see. A trapeze swing as high as any savior. But please, remember me. My misery, and how it lost me all I wanted, those dogs that love the rain and chasing trains. The colored birds above there running in circles round the well, and where it spells on the wall behind St. Peter's. So bright with cinder gray, and spray paint 'Who the hell can see forever?' And please, remember me seldomly. In the car behind the carnival, my hand between your knees. You turn from me and said 'The trapeze act was wonderful, but never meant to last'. The clown that passed, saw me just come up with anger, when it filled with circus dogs. The parking lot had an element of danger. So please, remember me, finally and all my uphill clawing. My dear but if i make the pearly gates. Do my best to make a drawing of G-d and Lucifer. A boy and girl an angel kissin on a sinner. A monkey and a man, a marching band, all around the frightened trapeze swingers. Na-na,Na-na-na,Na-na,Na-na...



No hay comentarios:

Publicar un comentario